José Luis Curbelo, Presidente y Consejero Delegado de COFIDES.

Madrid, 11 diciembre 2018.

Gracias, Ministra Reyes Maroto, por tus palabras y por acompañarnos en un día como hoy, de especial relevancia para todos los que componemos el equipo de COFIDES.

Muchas gracias también a nuestros Consejeros y Ex-Consejeros, Ex-Presidentes y Ex-Directores Generales, ponentes y premiados, muchos de ellos también presentes en la sala.

Es un gran honor poder compartir nuestro trigésimo aniversario con todos ustedes.

Gracias también al equipo de profesionales que forman hoy COFIDES y a todos aquellos que han desempeñado parte de su vida laboral en la compañía. Nos sentimos muy orgullosos de todos, de las muchas horas de reflexiones, propuestas, discusiones y controversias; y de los muchísimos granitos de arena que cada quien aportó para que la compañía sea lo que es hoy.

Por razones personales quiero también recordar a título póstumo a Manolo Solbes y Luis Cacho, que nos dejaron demasiado pronto.

En nombre de la plantilla de la Compañía, de sus accionistas y de todos los que han formado parte de nuestra historia durante estos 30 años, quiero agradecer a todos los presentes su asistencia a esta celebración en la que todo el equipo humano de COFIDES ha puesto especial cariño y dedicación.

Subirme a este atril y dirigir estas palabras como Presidente de COFIDES con motivo de esta celebración tiene para mí un significado muy particular. Aquí estuve trabajando durante 10 años, menos un día, hasta 2009.

Juanjo Zaballa, a quien entonces no conocía, me convenció en 1999 para salir del BID y dejar Washington para regresar a España después de muchos años, y me brindó su confianza cuando se lanzaron los fondos FIEX y FONPYME.

Más allá de las muchas diferencias que nos unen, hoy me enorgullezco de su amistad y de las muchas discusiones que aún mantenemos, y de vez en cuando publicamos conjuntamente, sobre banca de desarrollo y financiación de la internacionalización y del desarrollo. Gracias Juanjo.

En cualquier caso, la oportunidad de esta segunda vida profesional en la empresa –que agradezco por su confianza a la Ministra y a la Secretaria de Estado- es un acicate de motivación personal para afrontar de manera eficiente, versátil y útil los numerosos retos a los que nos enfrentamos en la actualidad y a los que nos enfrentaremos en los próximos años en el ejercicio de las funciones que nos encomienden los Gobiernos en coherencia con los cambiantes desafíos de la política pública.

Por poner un ejemplo, en los próximos años habremos de desenvolvernos en un contexto en el que asoman “fantasmas proteccionistas”, así como repliegues nacionalistas que creíamos superados, fantasmas a los que nuestro país y sus empresas habrán de enfrentarse con la lección aprendida de que los mejores años de nuestra economía han tenido lugar en un marco global de economía abierta, competencia y relaciones internacionales en las que, con sus contradicciones, se valoraban los consensos multilaterales, hoy en tela de juicio.

Como comentaba la Ministra Maroto, entre todos hemos de avanzar hacia un modelo económico y social que dé soluciones aceptables colectivamente a las numerosas ansiedades, como diría Paul Collier en su último libro, derivadas de los cambios en curso de los paradigmas en los que nos sentíamos más o menos cómodos y entre ellos, el modelo energético, los consensos políticos y pactos sociales, los retos demográficos, las transformaciones digital y tecnológica o la nueva geografía e intensidad de los flujos del comercio e inversión globales.

En la jornada de hoy intentaremos modestamente compartir con vosotros algunas de las visiones, conjeturas e ideas con las que trabajamos en COFIDES —y ¿porqué no? probablemente también nuestras dudas— en relación al papel e instrumentos apropiados para la financiación de la internacionalización y del desarrollo, así como respecto del papel de la inversión privada en el desarrollo de las economías emergentes.

En este empeño, permítanme que les introduzca la jornada.

En primer lugar, y cuando yo termine mi intervención, nos acompañará durante unos minutos, aunque desde lejos, Paul Collier, catedrático de la Universidad de Oxford.

El profesor Collier ha tenido la impagable gentileza de grabar el pasado día 6 una breve video-entrevista especialmente producida para este evento.

A pesar de su complicada agenda, en medio de un viaje desde el Norte de la India a Etiopía, hemos logrado que Paul ‘estuviera’ hoy con nosotros y nos respondiera a unas preguntas.

Paul Collier es una de las figuras de referencia mundiales en el estudio del sector privado en los países en desarrollo y en los asuntos relacionados con la financiación del desarrollo. 

Varias de sus obras, como The Bottom Billion, son manuales obligatorios de todos los estudiantes de desarrollo, y se han convertido en auténticos best sellers internacionales. Personalmente recomiendo la lectura de su fascinante último libro, recién publicado, The Future of Capitalism: Facing the New Anxieties.

Hoy argumentará el papel de las empresas privadas (es decir, de muchos de vosotros) como los actores mejor preparados para crear empleo y riqueza, generar salarios dignos, allegar recursos fiscales y divisas para estados frecuentemente frágiles, y proveer una gran parte de las infraestructuras de todo tipo, incluidas las de la próxima generación, necesarias para la mejora de la productividad en los países menos desarrollados.

También nos hablará de la importancia de las instituciones financieras multilaterales y bilaterales, y de las políticas públicas de desarrollo para movilizar los recursos del sector privado.

Nos explicará una idea novedosa esencial para el diseño y ejecución de la cooperación financiera del futuro: la necesidad de utilizar los recursos públicos para movilizar los recursos privados de empresas y financiadores. Es lo que en el argot actual de la economía del desarrollo se ha venido a llamar crowding-in (némesis del crowding-out de los modelos neoliberales).

En segundo lugar, tendrá lugar una conversación entre practitioners relevantes del mundo en el que nos movemos.

Rodrigo Madrazo, Director General de la compañía, coordinará una Mesa Redonda sobre Financiación de la Inversión Exterior. En ella se hablará, me imagino, de oportunidades, retos y posibles soluciones o cursos de acción para fomentar la inversión privada en terceros países.

En la conversación nos acompañarán: Jaime Uscola, Head of International Business del Banco de Santander; Nanno Kleiterp, Presidente de EDFI (la Asociación Europea de Instituciones Financieras bilaterales similares a COFIDES de los diferentes países); Jaime Hernández, Socio Fundador del Fondo de Prívate Equity MCH (responsable de la gestión del Fondo España-Omán), y Ángela Pérez, Head of Structured Finance de ELECNOR; quien, además de buena amiga, fue Directora de Inversiones en COFIDES.

Por cierto, están a vuestra disposición copias en inglés de un muy interesante libro de Nanno Kleiterp, Banking for a Better World, en el que con concisión envidiable reflexiona sobre sus aprendizajes como Presidente de FMO -la homónima holandesa de COFIDES- que es una entidad en la frontera del conocimiento y la práctica de la financiación del desarrollo.

Gracias a todos por compartir vuestro conocimiento y experiencias.

En tercer lugar, después de la mesa de practitioners y un café, habrá un momento especial antes de la clausura de la Jornada por parte de Xiana Mendez, Secretaria de Estado de Comercio.

Habrá unos minutos para el recuerdo y homenaje a nuestros anteriores presidentes y directores generales y también para el reconocimiento público a los galardonados con nuestros ya tradicionales Premios COFIDES a la Internacionalización y el Desarrollo. Este año en su V Edición.

Precisamente esto último es algo nuevo para mí que no existía en mi etapa anterior en COFIDES. Quiero felicitar por ello a mi predecesor, Salvador Marín, que nos acompaña hoy. Gracias Salvador por esta iniciativa que pusiste en marcha en 2013, que permite comunicar mejor los valores de nuestra empresa y aprovecho la ocasión para agradecerte la transición modélica cuando en julio cediste paso a un nuevo equipo directivo en la compañía. Este traspaso de responsabilidades dice mucho de los niveles de institucionalización alcanzados por COFIDES.

Finalmente, quisiera resumir brevemente lo que hacemos hoy en día en COFIDES, nuestra trayectoria, y también apuntar algunos de nuestros próximos desafíos.

Somos una Sociedad Mercantil Estatal con capital mixto. En nuestro accionariado conviven en armonía el sector público y el privado. Los bancos de Santander, BBVA y Sabadell poseen algo más del 46% de las acciones de la empresa, mientras que el ICEX, el ICO, ENISA y la Corporación Andina de Fomento son propietarios del resto de las acciones.

Desde el inicio en 1988, nuestra actividad ha consistido en dotar de financiación a la iniciativa privada para convertir en realidad sus proyectos de inversión en el exterior, principalmente en los países en desarrollo, aunque también en los países desarrollados.

La compañía presta particular atención a aquellas empresas y proyectos con mayores dificultades para encontrar financiación. Coherente con sus necesidades en este sentido, COFIDES se caracteriza por proporcionar una financiación con valor añadido, especializada en el medio y largo plazo, que asume y cautela los riesgos financieros y no-financieros de los proyectos, y que tiende a primar instrumentos de capital y cuasi-capital, sobre los estrictamente de deuda.

La financiación de COFIDES es adicional a la de la banca comercial. Es decir, la compañía prioriza aquellas operaciones, mercados y productos que no cubre suficientemente el referido sector financiero comercial.

Además de aportar recursos, COFIDES promueve el desarrollo sostenible en los países receptores de las inversiones y ello no sólo aportando fondos para los proyectos que contribuyen a ese fin, sino también gestionando los riesgos sociales y medioambientales de los proyectos, los anteriormente referidos como riesgos no-financieros.

Por mandato estatutario, toda la actividad de COFIDES se realiza en condiciones de rentabilidad y, de hecho, a pesar de la complejidad y riesgo de su actividad, COFIDES es, y ha sido consistentemente durante su vida, una empresa rentable en términos de su cuenta de resultados.

Los beneficios acumulados han permitido, además de retribuir a los accionistas, engrosar el capital de la compañía y darle la necesaria solvencia para manejarse en el exigente escenario financiero internacional.

COFIDES nació apenas dos años después del ingreso de España en la Unión Europea, y ha sido testigo directo de la impresionante evolución de la economía española y de su sector exterior.

Hace 30 años teníamos menos de 10 empleados y más voluntad que recursos. En aquella época, cuando la economía y la sociedad españolas se abrían al mundo en los inicios de la España democrática, sus instituciones y gobierno, la sociedad civil y las empresas, comenzaban a querer (y poder) ejercer un liderazgo decidido en la economía y gobernanza política globales.

Aún a riesgo de pecar de falta de humildad, nos enorgullecemos de nuestro convencimiento sincero de haber sido actores relevantes de este proceso de apertura y modernización de España y sus empresas.

Nacimos, decía, como una institución pionera para cubrir un espacio inédito en nuestras políticas públicas de entonces: el de intentar compatibilizar el apoyo a la necesaria internacionalización de las empresas españolas con el fomento del desarrollo de los países receptores de la inversión.

Hoy somos más de 80 personas y tenemos una capacidad de movilización de recursos de alrededor de 2.500 millones de euros, entre los que juegan un papel esencial los fondos para Inversiones en el Exterior y para Operaciones de Inversión en el Exterior de la PYME –los conocidos como FIEX y FONPYME- provenientes del presupuesto del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Gracias Ministra por la confianza que sentimos del Ministerio.

Nuestro activo papel en la movilización de recursos internacionales, entre los que destacaría el hecho de estar acreditados para la ejecución de la cooperación financiera de la Unión Europea, la llamada financiación combinada o blending. Y nuestra muy reciente acreditación, tras un proceso de auditoria realmente complejo, ante el Fondo Verde para el Clima de Naciones Unidas. Este fondo nos permitirá financiar en condiciones ventajosas proyectos en los países en desarrollo y emergentes relacionados con la “economía circular” y la “mitigación y adaptación” a los efectos del cambio climático, actividades todas ellas en las que las empresas españolas son reconocidas internacionalmente.

COFIDES es también un actor muy relevante en la movilización de los recursos para Cooperación Financiera del Desarrollo del Gobierno. Asesoramos la gestión del Fondo de Promoción del Desarrollo (o FONPRODE) de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). En este punto es relevante señalar que COFIDES y la AECID hoy reman juntos en la dirección de optimizar la eficiencia de la movilización de los recursos nacionales e internacionales para financiar proyectos privados en los países en desarrollo. Gracias Aína, directora de la AECID, por tu disposición y accesibilidad personal y la de tu equipo.

Un primer éxito de este trabajo conjunto acaba de ser validado muy recientemente por el Programa de Inversiones en el Exterior de la UE (el llamado PIE), en el que nuestro país, a través de la acción coordinada de la AECID y COFIDES, ha pasado de movilizar cero euros del presupuesto comunitario para este fin, a lograr ser el tercer país, tras Francia y Alemania, en la obtención de recursos comunitarios totales para financiar proyectos privados de inversión en el África Subsahariana y en los países del Sur del Mediterráneo.

Si importante es este logro, más importante es el que España se ha situado como un jugador relevante de cara al próximo Marco Financiero Plurianual de la UE para el periodo 2021-2027, en el que parece que se asignarán muchos miles de millones de Euros a la cooperación comunitaria. Sectores prioritarios del programa comunitario a ejecutar por COFIDES y AECID son las ciudades inteligentes, la inclusión financiera (especialmente del ahorro y las remesas de los emigrantes de la diáspora africana) y los proyectos de energía sostenible. En cualquier caso, ahora que hemos logrado que la UE canalice a través de nuestro país una nada desdeñable cantidad de los fondos de la cooperación financiera, nos corresponde a todos colaborar eficientemente para identificar y hacer bancables proyectos individuales bajo los referidos paraguas temáticos.

En resumen, y en el marco de su mandato, COFIDES puede hoy aportar financiación con una amplia panoplia de instrumentos financieros, incluso los más complejos, como capital, tramos mezzanine o garantías. A fuerza de repetirme querría resaltar que esta versatilidad operativa es sólo posible por el enorme talento humano y dedicación que se concentran en la compañía.

Los colegas de COFIDES, además de vocación por los temas de inversión y desarrollo, tienen una altísima capacidad técnica y financiera, son capaces de identificar, estructurar, negociar y controlar proyectos y riesgos complejos, y en lugares no siempre fáciles para la inversión extranjera. Nada de ello es una actividad trivial. Son colegas que buscan contribuir con soluciones a la medida de las necesidades de financiación de las empresas y los proyectos.

Construyendo sobre la experiencia de estos 30 años de los que nos sentimos deudos, COFIDES se marca para el futuro los siguientes tres objetivos estratégicos. En primer lugar, continuar contribuyendo, por una parte, a la consolidación del peso y competitividad creciente del sector exterior de la economía española, y por otra, al consiguiente aumento del número de empresas internacionalizadas e inversoras en el exterior.

En segundo lugar, ampliar nuestra oferta de productos y formas de apoyo al inversor, buscando siempre la adicionalidad de los recursos públicos con los privados y buscando apalancar la financiación privada disponible. En esta línea, por ejemplo, estamos estudiando la redefinición del perfil de riesgo apropiado para las inversiones de COFIDES y los fondos que gestionamos; estamos explorando el uso de garantías; y estamos valorando la conveniencia de financiar operaciones en monedas diferentes que el Euro.

COFIDES aspira también a ser un financiador adaptado a su tiempo, ofreciendo soluciones financieras eficientes a las necesidades del siglo XXI. Es decir, aspiramos, por ejemplo, a satisfacer las demandas de internacionalización de la nueva economía digital y de aquella que aspira a la transformación sostenible de los modelos productivos.

Por último, nuestro tercer objetivo es el de consolidar e impulsar, en armonía con nuestras actividades ya consolidadas de apoyo a la internacionalización de la empresa española, la presencia de la compañía en la financiación del desarrollo y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo (ODS) de Naciones Unidas. En este sentido, valoramos sobremanera la relación ya referida entre la AECID y COFIDES para el apoyo a la gestión de sus fondos de cooperación financiera, una relación que, estoy convencido, representará un antes y un después para la cooperación española con los países en desarrollo, al tiempo que ampliará los mercados para muchas de las muy competitivas empresas españolas. Igualmente, y como referíamos anteriormente, asumimos con orgullo y responsabilidad la confianza depositada en COFIDES por la Unión Europea y Naciones Unidas, para poder gestionar los presupuestos de dichas instituciones.

A lo largo de estos 30 años, con más de 900 operaciones de inversión aprobadas por un importe de unos 3.000 millones de Euros, COFIDES ha financiado a más de 650 empresas, en su mayoría PYMES, y ha estado presente en 88 países.

Durante estos 30 años, hemos contribuido al crecimiento de estos países, en su mayoría emergentes y en desarrollo, a través de la generación de empleo, la transferencia de tecnología y know-how españoles, el fortalecimiento de sus infraestructuras y el apoyo a la sostenibilidad socio y medioambiental.

De nuevo, nada de esto hubiera sido posible sin la dedicación y talento de todos los que trabajaron en COFIDES, la confianza y reconocimiento de todos nuestros accionistas, y el apoyo de los diferentes gobiernos.

Muchas gracias a todos y nos tenéis a vuestra disposición.